Empresario comprometido con la verdad

Descargar archivo

Obituario publicado en el diario ABC. 

Nacho Trillo pertenece a ese grupo de hombres que desde el comienzo de los años del desarrollo de nuestro país, supieron contribuir decididamente a la construcción de los pilares del Estado del bienestar del que ahora nos sentimos orgullosos los españoles. Doctor en Ingeniería Industrial y abogado, supo mostrar sus facetas de iniciativa, vitalidad, tesón y valentía, lo que le llevó a involucrarse, desde antes de acabar sus estudios, en sectores tan variados como el de las grandes contratas de obra civil o la constitución y dirección del Banco Occidental, interviniendo también en el entonces entorno clave de las empresas públicas, pasando a dirigir la estratégica actividad siderúrgica de Altos Hornos de Vizcaya y del Mediterráneo, en la primera mitad de los setenta.

No menos destacable a la hora de entender su contribución al progreso de España, son sus largos años al frente de General Electric, consolidando su apuesta por nuestro país y atrayendo importantísimas inversiones fabriles en el sector del plástico a la región de Murcia, desde su respetada presencia en los correspondientes órganos de decisión internacionales.

Más allá de relatar sus muchas iniciativas empresariales e industriales, no haría justicia a su memoria dejando de recordar sus valores personales y las enseñanzas que nos dejó a los muchos que de alguna manera hemos tomado su relevo.

Ignacio Trillo supo mantener su independencia personal a ultranza –sin pertenecer a ningún grupo de poder, político o empresarial– alcanzar altísimas cotas de responsabilidad y reconocimiento.

Los que tuvimos la suerte de tratarle, le tenemos presente en su defensa irreductible de la verdad de los hechos, haciéndolo aun a costa de arriesgar el plácet y adhesión de muchos. Pero igualmente en defensa de sus principios, de su honestidad y ética impolutas, por incómodo o poco productivo que le fuera. Le recordamos orgullosos viéndole bajar a la arena, incluso en los dificilísimos tiempos de la reconversión industrial y la amenaza de ETA, que estuvo a punto de costarle la vida. Valoramos en él la incansable curiosidad por aprender nuevas cosas, su estudio y la tenaz búsqueda de ser el mejor en ellas.

De enorme amor por España y aprecio del significado de la familia, Nacho supo y tuvo oportunidad de anteponer estas prioridades a cualquier opción profesional que las hubiera puesto fuera de su alcance. Además, encontró tiempo para el esparcimiento donde seguía trasmitiendo incansablemente su innato liderazgo y calor.

No me cabe la menor duda de que el cariño que le hace seguir vivo en el corazón de nuestra querida Tere, sus seis hijos, numerosos nietos y bisnietos, está presidido por la enseñanza de la libertad y orgullo que las citadas independencia, defensa de la verdad y honestidad por encima de todo.

IGNACIO EYRIÈS GARCÍA DE VINUESA

INGENIERO DE CAMINOS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR