¿Por qué tememos al copago sanitario?

Johnde ZuluetaJohn de Zulueta es Presidente del Comité de Sanidad del Círculo de EmpresariosHa sido consejero delegado y presidente ejecutivo de Sanitas y presidente de USP Hospitales.

España es actualmente el país de la Unión Europea con menos políticas de copago. Y no es porque no nos haga falta o porque no nos lo hayamos planteado. La primera referencia al actualmente llamado copago (del inglés copayment) la encontramos en el Informe Abril –elaborado por una comisión parlamentaria presidida por Fernando Abril Martorell– en el que en 1991, ya recogía en el punto 42 de sus recomendaciones, que el usuario debía participar en la financiación de los servicios, con la finalidad de crear percepción del coste de los servicios. Aquel informe terminó en un cajón. El resultado: hoy tenemos un sistema sanitario que representa ya un 9,5% del PIB y en la actual situación de crisis parece inviable. Hemos realizado ajustes, hemos introducido cambios en la financiación de los medicamentos y hemos hecho alguna modificación en la cartera de servicios. Y a todas luces resulta insuficiente. Sin embargo, cuando se plantea el modelo de copago inmediatamente se encienden todas las alarmas… ¿Cuál es el problema? La percepción: el usuario habla de “repago” porque considera que con sus impuestos ya paga este servicio y percibe que tiene derecho a usarlo porque para eso lo paga. Sin embargo, el uso que hacemos de nuestro servicio sanitario se asemeja mucho al “síndrome de barra libre” y esto nos perjudica a todos cuando realmente tenemos necesidad de ir al médico.

Tenemos que tomar las medidas necesarias para tener la mejor sanidad con recursos limitados. Y ¿cómo lo hacemos? Hay que estudiar bien el modo de establecer un sistema por el cual el paciente llegue a tener una percepción del coste que supone la atención que recibe. Pero debe ser un examen cuidadoso para evitar que al copago en primaria nos derive a todos los pacientes a urgencias. Pero esta debe ser sólo una de las medidas. Hay que rediseñar un sistema preparado para casos agudos y buscar maneras más eficientes de tratar a los crónicos, que es la parte más importante del gasto. En el País Vasco están consiguiendo mejoras muy importantes en el sistema, haciendo una gestión eficiente de los pacientes crónicos. Los países de nuestro entorno ya lo han hecho. En los primeros estudios que se han hecho sobre el impacto del copago (Instituto Rand y de la aseguradora Kaiser Permanente, ambos en California), se concluye que el copago reduce la utilización de los servicios sanitarios. En Italia, el copago se aplica a las urgencias médicas que no requieren ingreso (25 euros) y la atención especializada (10 euros). En Suecia, Noruega, Finlandia, Alemania, Portugal, Bélgica, Luxemburgo, Suiza, Austria e Irlanda el copago se aplica a la atención primaria, especializada y hospitalaria, y la farmacia. Tenemos la ventaja de contar con ejemplos a nuestro alrededor y podemos aprovechar sus experiencias para evitar errores. No tenemos que temer al copago.



Recibe nuestras noticias.



Círculo de Empresarios usará la información que usted proporcione en este formulario para estar en contacto con usted y enviarle actualizaciones sobre publicaciones, eventos y noticias del Círculo de Empresarios. Por favor, háganos saber todos los medios por los cuales le gustaría saber de nosotros:

Puede cambiar de opinión en cualquier momento haciendo clic en el enlace desuscribir que hay en el pie de página de cualquier correo electrónico que reciba de nuestra parte, o poniéndose en contacto con nosotros al asociacion@circulodeempresarios.org. Trataremos su información con respeto. Para obtener más información acerca de nuestras prácticas de privacidad, visite nuestro sitio web https://www.circulodeempresarios.org. Al hacer clic a continuación, acepta que podamos procesar su información de acuerdo con estos términos.

We use Mailchimp as our marketing platform. By clicking below to subscribe, you acknowledge that your information will be transferred to Mailchimp for processing. Learn more about Mailchimp’s privacy practices here.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies