“Hay que involucrar a las empresas en la creación de contenidos educativos”

Descargar archivo

Eugenio Prieto2Eugenio Prieto es Copresidente del Comité de Educación del Círculo de Empresarios 

Artículo publicado en el diario Expansión

España lidera la tasa de abandono escolar temprano de la UE con un 22% de sus jóvenes, duplicando la media europea del 11%. Si se analiza el nivel máximo de estudios alcanzado, un 50% de los jóvenes españoles posee como nivel máximo de estudios la Educación Secundaria Básica (hasta los 16 años) o el Bachillerato (hasta los 18 años), hablándose en ambos casos de jóvenes con una formación “no empleable”. Esta ratio de formación “no empleable” no llega al 20% en países de referencia como Alemania, Dinamarca, Austria o Suiza.

En España, sólo un 22% de los jóvenes posee un título de Formación Profesional (FP), frente al 61% en Alemania y el 63% en Austria. Según la OCDE, dos tercios de los puestos de trabajo que se crearán en Europa hasta 2020 estarán relacionados con la FP, evidenciando el fuerte desalienamiento entre la oferta educativa y la demanda del mercado laboral.

Esta realidad se ve finalmente reflejada en el elevado desempleo juvenil de España, que se sitúa en un 47%, muy por encima de la media de la UE del 20%.

Por otro lado, la transformación digital está modificando y provocando la aparición de nuevos productos, y nuevas formas de diseño, producción, distribución y acceso al conocimiento. Según el World Economic Forum el 65% de los niños que inician actualmente sus estudios de educación primaria, ocuparán puestos de trabajos que hoy en día no existen.

Nuestro modelo educativo debe dar respuestas a estas nuevas necesidades, formando a nuestros jóvenes para que adquieran nuevas habilidades y competencias como el trabajo colaborativo y en equipo, la gestión del tiempo, y la capacidad de buscar, filtrar y priorizar la información.

Entendemos que los elevados niveles de fracaso escolar y paro juvenil, y los cambios en la concepción del empleo tradicional respecto a perfiles y habilidades profesionales exigen una reforma educativa estable, de largo plazo y consensuada. Nuestra educación debe tener como pilares esenciales el espíritu emprendedor, la ética, el mérito, el esfuerzo, la creatividad, las dotes de comunicación y el conocimiento de idiomas.

Nuestras propuestas en materia de educación se orientan hacia una serie de medidas urgentes de transformación, tanto para el sistema educativo general como para la FP Dual.

● Involucrar al máximo a la empresa en la creación y adaptación de contenidos educativos. Proporcionar a las asociaciones empresariales la capacidad de desarrollar y actualizar los currículos formativos de forma ágil y en un periodo inferior a un año, como en Alemania, Suiza y Dinamarca.

● Reducir la tasa de abandono escolar al finalizar la Educación Secundaria Básica, implantando medidas de detección y prevención del abandono, promoviendo la involucración del alumno en el diseño de su carrera profesional y flexibilizando la transición entre itinerarios educativos como en Dinamarca, Suiza y Alemania.

● Fomentar la orientación profesional a los jóvenes de manera coordinada entre todos los actores implicados en su formación (centros, profesores, empresas y familias), e integrarla como asignatura en el contenido educativo obligatorio, como en Austria y Alemania.

● Incrementar la oferta educativa de Formación Profesional (FP) de Grado Medio, tanto en número de titulaciones por familia profesional como en número de plazas. Para alcanzar la media europea, liderada por Austria, Holanda y Suiza, serían necesarias más de 353.000 plazas nuevas.

● Potenciar el sistema de becas y ayudas que garanticen el acceso al sistema a jóvenes con elevadas habilidades.

● Promover el espíritu emprendedor, el valor social del empresario, la responsabilidad social, la asunción del fracaso como parte del aprendizaje y una mayor formación económica y financiera.

● Dignificar la labor de los profesores y establecer una remuneración variable que premie su dedicación y la calidad de su docencia.

● Invertir en la formación continua de los docentes ante los nuevos requerimientos tecnológicos y profesionales del mercado.

● Potenciar el conocimiento de idiomas, particularmente el inglés

● Facilitar la implantación de la FP Dual en pequeñas y medianas empresas con medidas de apoyo (económicas, de asesoramiento, de flexibilidad, etc.) para aquellas que carezcan de la infraestructura y recursos necesarios para adoptarla (por ejemplo, centros compartidos de formación), como en Alemania o Suiza.

● Definir un marco regulatorio estándar común en todas las regiones del país para facilitar la penetración de la FP Dual en grandes empresas, garantizando la aplicación de los principales criterios de calidad en las empresas formadoras: salario del aprendiz, selección de los candidatos por parte de las empresas y calidad de la enseñanza mediante la certificación de los formadores.

● Ofrecer asignaturas propias de la FP/FP dual como optativas en la Educación Secundaria Básica para fomentar esta opción educativa, como en Noruega.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR